NahumDam.com es mi blog personal, con poesias, cuentos y textos de mi autoria. Las fotos que acompañan son de RoberDam.com.

Anclado

Publicado el 23/10/11 en Prosa Poética

puertoakko.jpg
No se sabe cuando había anclado allí. No era el puerto mas seguro, no era el puerto mas cercano, ni el más sencillo. La tierra firme estaba lejos, la ciudad ocupada y las olas que lo estrellaban violentamente contra los muros de la ciudad, volvían insistentemente a arrastrarlo hacia la mar. Había perdido una vela y provisiones, se había perdido del mar por largo, y por momentos, hasta de sí mismo. Pero después de años, el marinero seguía anclado allí, por si un día, el muro fuera a caer… por si un día, ella fuera a aparecer.



El Muro

Publicado el 10/06/11 en Prosa Poética

Insospechadas, secretas, escondidas entre las rocas, donde nadie las lea. Las palabras que faltaron, las sospechas que sobraron, errores, silencios. Tus recuerdos, nuestros sueños. Son las hojas atascadas en el muro de mis lamentos.



Bailando solo

Publicado el 31/03/11 en Prosa Poética

Y cuando la música se termina, siempre hay uno que se queda así, colgado en el aire, sorprendido por la inercia, avergonzado por seguir bailando solo, un vals para dos.



Copa derramada

Publicado el 26/10/10 en Prosa Poética

Hasta la última gota. Juro haber entregado todo. A esta copa derramada.

¿Y que otra nos queda que verla ahí esparcida ya sin más? Contentarnos con haberla llenado, rozado el borde con los labios, sentido el dulce aroma de su vino.



Espera

Publicado el 9/08/10 en Prosa Poética

Como el vino a la copa, el calor a la sopa, estas cuerdas a quien las toca. Como una risa a su broma, que, ¿para qué contársela a nadie? Nos reímos solos. Puedo ser la paciencia de un lago, puedo dejar el reloj aquí flotando, esta sequía no me asusta. Le tengo fe a nuestra lluvia.



Una música

Publicado el 22/10/09 en Prosa Poética

Sólo unos pocos pueden escucharla. No está llena de arpegios, de arreglos, ni precisa de orquestas. Tampoco dice mucho, no aspira a un premio, no busca popularidad. Sólo está ahí, sonando como sabe, auténtica, inalterable, la escucho sin cansarme una y otra vez. Otras músicas pretenden sonar más fuerte: se llenan de coros e instrumentos, cambian el ritmo y vuelven a empezar, se enciman unas a otras para capturar mi atención. Pero al final del día, cuando todo se acaba, cuando estoy a solas, es tu música la que sigue ahí, repitiendo tu hermoso nombre.



Distancia

Publicado el 20/01/08 en Prosa Poética

perfil2w2.jpg

La distancia es hacer residencia en el recuerdo y una cita en el mañana. Sintiendo sin palparse, siempre tocando sin verse, es el ejercicio de la imaginación al servicio de un amor: o de su memoria.

A la distancia, las letras se hacen manos y pies y besos y abrazos, las palabras son el cuerpo que te envuelve en las noches, que te despierta en las mañanas, donde un te quiero es un te amo, y un te amo ya no alcanza. Siempre caminando sobre el agua, es la absoluta necesidad de cultivar el beneficio de la duda, de sacar el pecho y tragarse el alma; lo pequeño se hace grande y lo grande se hace carretera: hacia el reencuentro o el olvido.

Por ahí una canción que silva mi esperanza: la de recordar que se olvida… y olvidar que se recuerda.



Creer

Publicado el 9/10/06 en Prosa Poética

Creer es abrirse paso en el bosque, a machetazos despejar las madreselvas del desatino y la indiferencia. Es caminar sobre el agua del escepticismo, saltar sobre la arenas de la desilusión. Creer es elegir seguir adelante, a pesar de todo, conservando un nido, ese espacio perfectamente vacío donde la realidad pueda enraizar un sueño. No se reduce a imaginar, creer es querer algo con la suficiente determinación como para cristalizarlo en algo real. Hay que sembrar para cosechar.

Creer es de cuerdos y sin embargo tiene mucho de locura: quien cree, escucha en el silencio, ve en la oscuridad. Por eso nos hace trascender, es el ejercicio de lo ilógico, para creer hay que recurrir al espiritu, a la esencia misma del ser.

Por eso creo, para estar vivo. Creo en el Creador, ese que por alguna razón creyó en mi y me creó. Si lo hizo sin pedir nada a cambio, tuvo que haberlo hecho por amor. Y si el amor me creó, también creere en él, y creeré en vos mi amor, que un día leeras esto sabiendo que te creí como nadie… sabiendo que te creí hasta encontrarte.



El Ciclo de la Vida

Publicado el 26/06/06 en Prosa Poética

RoberDam.com

Siempre que compro zapatos nuevos, pasa lo mismo. Molestan, aprietan, lastiman. Pero a medida que los voy usando, se van abriendo, se pone mas fácil usarlos.

Así funciona el zapato por meses, es el zapato perfecto. Parece que no lo voy a cambiar nunca, nadie puede contra él, somos el zapato y yo.

Y sin embargo. Sin embargo el tiempo pasa y los zapatos empiezan a desgastarse, el betún ya no alcanza para salvarlo, la suela se va abriendo, se va deshaciendo por dentro y fuera. Hay que comprar zapatos nuevos.

Siempre que compro zapatos nuevos, pasa lo mismo. Molestan, aprietan, lastiman…



Falta algo

Publicado el 21/05/06 en Prosa Poética

Doraemon (www.roberdam.com)
Falta algo grande, inmenso. Hay un espacio vacío en cada conversación, en cada actividad, siempre y todos los días; como si faltara el azúcar en la bebida, una rueda en el auto, la cereza en la torta.

Le falta el mango a la sartén, eso es. Entonces tenemos una comida perfectamente preparada, pero la terrible imposibilidad de disfrutarla. ¿Cómo pasar la comida (perfectamente preparada) desde la sartén hasta nuestros adentros? No se puede.

Pero apenas solucionamos esto, el tráfico, las calles de siempre, cualquier hoja de árbol, adquieren la notable capacidad de transformarse en vicarios de la belleza de la vida. De repente las cosas se hacen más importantes, hay planes. La cosa encaja como tuerca en maquinaria y rebobinamos para encontrarnos con la sorpresa de que la bebida ya tiene azucar, el auto recobró la rueda y la torta está empapada en cereza. El mundo se hace intrascendentemente perfecto en el momento justo en que vos aparecés.



A veces hay que morir un poco

Publicado el 17/05/06 en Prosa Poética

http://www.roberdam.com/roberdam/blog/imagenes/luces1.jpg
Como el otoño, como una poda, a veces hay que morir un poco para volver a vivir. Para despertarse del letargo de la insignificancia rutinaria, para romper con todo lo que no funciona y encontrar, al fin encontrar, la tuerca que faltaba.

A veces hay que estar equivocado, fallar, una vez tras otra, hay que sentirse un fracasado, recibir insultos y ser burlado, hay que. Nuestra imagen tiene que quebrarse.

Sólo así, sólo entonces, se crea un espacio para algo nuevo. Hay que perderse para encontrarse.